Nutrición sana

¿Saludable o perjudicial?

Chocolate y Cerebro


Por mucho tiempo se escuchó y leyó la afirmación que “el chocolate no es bueno para la salud”, que engorda y empeora el problema de las espinillas adolescentes. Esto último está completamente descartado por la dermatología actual, no hallando relación entre espinillas y chocolate. De que sube de peso, bueno, veámoslo en este informe.

Por lo general tenemos la imagen del chocolate como una golosina rica, muy dulce, grata al paladar y que doblega voluntades. Es decir, cuando se abre el envase de un chocolate, es difícil cumplir la promesa que se hace uno mismo de “una barrita no más”. De la primera se pasa rápidamente a la segunda, de esta a una tercera, y en los casos de voluntades más débiles, se termina consumiendo por completo. “Es que no puedo parar de comer”, argumentan los “culpables”.

Pero, es necesario comprender que no todos los chocolates son tan tan dulces. Claro, porque mientras más dulce es, menos cacao contiene, porque se lo han quitado debido a que esa sustancia –cacao- es más bien amarga. Y la idea de las compañías fabricantes es que se consuma la mayor cantidad. Al fin y al cabo -al igual que ocurre con el tabaco y el alcohol- es un negocio, por tanto la meta es vender. Volvamos a la cosa de si el chocolate es bueno para la salud o perjudicial: los estudios actuales demuestran que el cacao es un muy buen antioxidante, además de estimular en el cerebro un estado de bienestar, de alerta mental (como ocurre con el te o café). 

Pero estos efectos saludables se consiguen en mayor o menor grado, dependiendo de qué porcentaje de cacao tiene la barrita que hemos comprado. Por lo general en los envases se indica: 50% cacao. 75% cacao. 85% cacao. Es decir, no es difícil elegir “un buen chocolate” que, como vimos, nada tiene que ver con que sea más dulce (por el contrario). 

 También es importante leer la minúscula letra con que se indica el porcentaje de grasas trans y saturadas que contiene. Eso es relevante y no algo menor a la hora de consumir un chocolate. Lo más saludable (y seguro, en cuanto al problema de las grasas) es comprar chocolate o cacao amargo en polvo, y consumirlo como bebida, fría o caliente, dependiendo del gusto y de la estación del año. Y endulzar con miel de abejas o sucralosa a gusto, ya que es difícil para el paladar gustar una bebida amarga.

 Entonces, por sus efectos sobre el cerebro, sobre el estado de ánimo, una excelente idea es consumirlo al comienzo del día como parte del desayuno, o en el transcurso del mismo cada vez que nos sintamos desanimados, fatigados… o incluso tristes. El cacao hace verdaderos milagros sobre los estados melancólicos. Con toda esta resumida pero completa información, ahora depende de cada uno hacer la prueba. Lo que sí puede afirmarse, a manera de conclusión, es que el cacao o chocolate negro o amargo, sí es saludable. NOTA: el chocolate blanco es cero aporte para la salud, muy por el contrario, debido a la materia grasa que contiene. Y sí engorda por los elevados niveles de azúcar que suele contener.